Vieitez: un fotógrafo desconocido

Hay fotógrafos con historias a sus espaldas llenas de peligros, de sorpresas o de fama. Hay otros fotógrafos que lejos de excentricidades, sólo tienen una historia conmovedora. El gallego Virxilio Vieitez (1930-2008) fue durante un largo tiempo un completo desconocido.

Se inició retratando a los turistas de la Costa Brava, donde estuvo durante cierto tiempo. Al regresar a su pueblo natal, Soutelo de Montes (Pontevedra), por la enfermedad de su madre, continuó su labor fotográfica. Estableció un estudio y se mantuvo con fotos comerciales, ya fuesen de carnet, de ceremonias familiares o de difuntos. Por ello, sus fotografías están repletas de retratos y de actos sociales, pero bajo un estilo propio y muy personal.

Fue descubierto por su hija, que cuando empezó a estudiar fotografía, observó que las instantáneas que había realizado su padre tenían algo especial. Así, a finales de los noventa decidió realizar una exposición con algunas de sus fotografías. La exposición fue todo un éxito, presenciada por el fotógrafo gallego Manuel Sendón, éste propició que se iniciará el recorrido en alza de este magnífico trabajo. Virxilio Vieitez se convirtió así en un fotógrafo de renombre.

La fuerza de sus imágenes se percibe en la austeridad de la escena, en la escasez de adornos y elementos. Son imágenes comerciales un tanto inquietantes e insólitas, debido a las atmósferas recreadas y a las posturas de los retratados; pero era Vieitez uno de los pocos fotógrafos de la comarca. Si no fuese por este hecho, seguramente, no nos hubiese dejado con este patrimonio fotográfico tan interesante.

Un artista que nunca se consideró como tal, pero que tuvo un estilo exquisito en cada uno de sus disparos. Os dejamos con un reportaje que le realizaron en junio del año pasado en RTVE, donde podéis ver su historia contada por él y por su hija.

Una respuesta to “Vieitez: un fotógrafo desconocido”

  1. Supongo que al final son las cosas sencillas, las gentes sencillas, las que lo tienen más fácil para calar hondo.
    No sé por qué, pero esta entrada me ha recordado a “Los libros arden mal” de Manuel Rivas… También andaba un fotógrafo gallego por allí.

    A. Moya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: